Suspenden a sacerdote de la diocesis de Rancagua que reconoció "conductas impropias"

18 Mayo 2018

El Obispo Alejandro Goic instruyó medidas frente al caso.

Equipo El Rancahuaso >
authenticated user Editor

Mediante un comunicado el Obispado de Rancagua informó a la comunidad sobre la suspensión del sacerdote diocesano Luis Rubio Contreras, que reconoció haber incurrido en conductas impropias a su estado sacerdotal.

De esta forma señalan que "el Obispado de Rancagua recibió en reserva antecedentes de estas conductas impropias, indagándose los hechos sin resultados. Luego el presbítero Luis Rubio reconoció este sábado al Vicario General de la diócesis su comportamiento impropio, señalando que había sido contactado por un medio de comunicación ante el cual aceptó estos hechos.  Frente esta situación se ha adoptado hoy lunes 14 de mayo la medida de suspender del ejercicio de su ministerio al presbítero, como medida cautelar, mientras se indaguen y entreguen a la Santa Sede los antecedentes de la causa".

Agregan que "hemos tomado conocimiento de que este mismo medio de comunicación también ha entrevistado a otros sacerdotes diocesanos sobre estas conductas".

Así mismo indican que "el obispo de Rancagua Alejandro Goic Karmelic, quien se encuentra en Roma para participar del encuentro que ha citado el Santo Padre, ha sido informado de la situación que se está viviendo en la Diócesis de Rancagua y ha entregado las directrices de las medidas a tomar".

De la misma forma mencionan que "lamentamos profundamente cualquier acto o situación que atente contra los valores y principios que sustentan a nuestra Iglesia y manifestamos nuestra disposición clara para colaborar en cualquier tipo de procedimiento que se derive del conocimiento de estos hechos".

Por otro lado señalan que "una vez más hacemos un llamado a quienes tengan información sobre hechos que no se condicen con el Orden Sacerdotal, que los den a conocer a las instancias respectivas de la Iglesia".

El comunicado finaliza recalcando que "pedimos oraciones para que la verdad, que nos hace libres, prime en nuestra Iglesia y que trabajemos todos por la dignificación de las personas como nos lo pide Nuestro Señor Jesucristo".