Integración social: Clave para reducir el déficit habitacional en Rancagua

08 Febrero 2021

La solución por parte del Ministerio de Viviendas y Urbanismo de reducir el déficit habitacional  va de la mano con la integración social, permitiendo crear barrios que estén ubicados en lugares con accesos a servicios, áreas verdes y locomoción.

Urbanismo Social >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Aliado

Según la encuesta Casen 2017, la región de O'higgins tiene un déficit habitacional del 7% lo que representa un 3,5% del déficit total a nivel nacional. Estos números suponen buscar soluciones que hagan frente a estas cifras. 

Según cuenta el Seremi de Vivienda y Urbanismo, Francisco Ravanal  “Generar proyectos que tengan un alto estándar de arquitectura, urbanismo y conectividad es necesario para el bienestar de las personas. Siendo estas condiciones fundamentales para las políticas públicas que promovemos desde el ministerio para reducir el déficit habitacional”.

Lo dicho por la autoridad se concreta mediante una alianza público - privada, entre el Estado - a través de subsidios -  e inmobiliarias, lo que permitiría fomentar y alcanzar la heterogeneidad social y lograr el objetivo de la integración social promovida por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, lo que se traduce en distintas familias compartiendo barrios y servicios.

Es en el marco de este programa es que se ejecuta el Condominio Trapiche en Rancagua. Ubicado a un costado del Hospital Regional, conformado por seis torres de 10 pisos, es el primer Proyecto de Integración Social y Territorial (PIST) en altura que financia el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) en la Región de O’Higgins, posicionándose como un referente para Rancagua y el resto de la región.  Este es un espacio que cuenta con áreas verdes, cercano a servicios básicos y al centro de la ciudad, con locomoción colectiva y acceso a escuelas.

 Desde la inmobiliaria iSiete, la cual está detrás de su construcción, lo catalogan como un proyecto “premium” por su alto estándar de calidad.  Su Gerente General, Tomás Irarrázaval, sostuvo que la empresa desde sus inicios tomó la definición de hacer proyectos distintos y la altura era uno de los componentes. “Entregar departamentos es una buena solución. Quisimos marcar la diferencia y Rancagua es una buena plaza, es una zona en la que queremos quedarnos”, dice. 

Este proyecto ha permitido que 768 familias obtengan su vivienda propia y que se les dé la oportunidad de crear comunidad y un barrio. Felipe Bravo es coordinador del proyecto de Urbanismo Social - consultora que está llevando a cabo el proceso de integración social de vecinas y vecinos de Trapiche- y asegura que los esfuerzos están destinados a que la comunidad se sienta orgullosa del lugar donde vive. “Como equipo trabajamos sabiendo que la vivienda no es el fin, sino el principio de una nueva forma de vida, una vida más digna. Estamos trabajando aquí con el anhelo y la expectativa de que así como las viviendas de Trapiche son de calidad, también lo sea la vida en comunidad”, dice. 

Por su parte, el Alcalde de Rancagua, Eduardo Soto destacó el valor de este proyecto al dar un paso en la creación de una sociedad más integrada en el sector oriente de Rancagua. “Trapiche ha demostrado ser un proyecto ideal, donde se destaca la integración tanto de la comunidad como del territorio”.  

Como se menciona anteriormente, el acceso a la vivienda es un primer paso, pero luego viene la integración social, la creación de barrio y de comunidad, lo que pareciera ser fundamental a la hora de elegir hogar. El condominio destaca por la cantidad de vecinas mujeres que han optado por mudarse a este lugar. Francisca Chacana es madre y asegura que apenas vio imágenes del proyecto decidió que su futura vivienda sería en Trapiche. "Yo  decidí darle una mayor seguridad a mis hijas a futuro. Tenía que darle las mejores herramientas para que estén seguras y estas son las mejores que ellas puedan tener", dice. 

Durante el 2021 se espera que 22 nuevos proyectos habitacionales con integración se comiencen a ejecutar en ocho comunas de la región, entre las que destacan Rancagua y Rengo, con el mayor número y Nancagua, donde por primera vez se construirán viviendas bajo este programa, creando espacios que permitan tener una vida de barrio y en comunidad.