Ataque Cerebrovascular: Reconocer síntomas y actuar a tiempo permite salvar vidas

Ataque Cerebrovascular: Reconocer síntomas y actuar a tiempo permite salvar vidas

28 Mayo 2020

Poder detectar el evento cerebrovascular a tiempo permite acceder más rápido a un tratamiento, lo que puede hacer la diferencia para un paciente. La gran mayoría de la población  reconoce los síntomas y ese es un gran problema.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Atender a tiempo un ataque cerebrovascular (ACV) puede marcar la diferencia entre la vida, el nivel de discapacidad tras el incidente e incluso la muerte. En general, se habla de una ventana de 4 a 6 horas para su tratamiento, aunque ha habido casos de éxito con más tiempo de espera, lo idea es acudir a urgencia al poco tiempo de la aparición de los signos. La capacidad para salvar la vida de la persona afectada o reducir al mínimo las secuelas que pueda provocar esta emergencia, dependen en gran medida de la rapidez con la que se trate: mientras antes se diagnostique y se realicen los procedimientos el paciente tendrá mayor posibilidad de tener una mayor sobrevida y mejor evolución.

Para poder realizar una rápida detección del evento cerebrovascular es necesario que las personas puedan conocer y estar informados de los síntomas, la gran mayoría de la población no los reconoce y ése es el gran problema de partida ante el tratamiento.

Los principales síntomas de un ACV son:

CARA: Rostro caído, boca torcida o parálisis facial.

BRAZO: Dificultad para levantar los brazos o pérdida de fuerza en uno de ellos.

HABLA: Dificultad para hablar con claridad, balbuceo o incoherencia en el mensaje.

Si bien estos son los síntomas más frecuentes, existen otros como: entumecimiento de una extremidad, pérdida de visión, confusión o dolor de cabeza muy fuerte. Cabe señalar que todos los síntomas son de aparición súbita y

Es importante indicar que ante estas señales jamás se debe esperar a que pasen para consultar. El accidente cerebrovascular es una emergencia y lo correcto es llamar a una ambulancia, o asistir inmediatamente a un centro de urgencias para que se realicen las evaluaciones y tratamientos.