Bachelet; ¿ineptitud o liderazgo?

Bachelet; ¿ineptitud o liderazgo?

04 Diciembre 2014

No resulta conveniente y por el contrario, resulta hasta contraproducente para un Gobierno que pretende instaurar un Estado socialista, tener un País sin confrontaciones y con una economía boyante y bullente fundada en el modelo capitalista, y Bachelet y el gramsciano N.M. lo saben.

Roberto Olivares >
authenticated user Corresponsal

Al punto. Las afirmaciones de Evelyn Matthei sobre Michelle Bachelet no tendría las capacidades para conducir a la coalición de Gobierno y al País, son erradas. Y son erradas por que parten desde una especie de falsa premisa.

Una falsa premisa que hace mientras Matthei en particular, la oposición en general y una gran parte de la ciudadanía evalúa mal la gestión del Gobierno Bachelet, dado mide el éxito o el fracaso de acuerdo a los parámetros económicos que utiliza el "modelo" capitalista y/o de economía social de mercado, la misma Bachelet, el neo marxismo y sus adherentes miden el éxito de su Gobierno de acuerdo a los avances político - ideológicos que logran en su afán de hacer de nuestra Patria un Estado socialista. Entonces y considerando el escenario planteado y además la evidencia histórica, no resulta aventurado concluir en el crecimiento económico cimentado en un "modelo" capitalista y/o de libre mercado, resulta "perjudicial" para lograr el objetivo político - ideológico buscado.

El marxismo desde hace un siglo y medio definió un propósito, construir Estados Socialistas, y jamás ha renunciado a éste. La diferencia entre el Gobierno Bachelet - N.M. y el Gobierno Allende - U.P., no son entonces sobre el propósito político - ideológico, sino sobre estrategias y metodología.

Un Allende y una U.P. declaradamente marxista - leninistas que validaban todas las formas de lucha para llegar al Gobierno, y una vez alcanzado, hacerse del Poder total a través de instalar una "dictadura del proletariado", tras el fracaso en sus intentos por derrocar a Pinochet, el de los "socialismos reales" y el derribamiento del Muro de Berlín, optó por "renovarse" e intentar alcanzar el objetivo a través de la vía gramsciana. Una estrategia bastante más pragmática que entiende aún cuando el "avanzar sin transar" puede llevar más rápido a la consecución del objetivo, alcanzar éste avanzando "en la medida de lo posible" legitima su consecución y permite una mejor consolidación.

No resulta conveniente y por el contrario, resulta hasta contraproducente para un Gobierno que pretende instaurar un Estado socialista, tener un País sin confrontaciones y con una economía boyante y bullente fundada en el modelo capitalista, y Bachelet y el gramsciano N.M. lo saben, tal como saben les resulta más funcional a sus propósitos, buscar inversión extranjera en áreas monopólicas que funciones con tarifas "reguladas", o en cooptar el sistema educacional "contratando" a los sostenedores, o en establecer "derechos de uso" sobre el agua, para someter a los productores agrícolas. La conclusión entonces es Bachelet no es una inepta, sino una líder que está conduciendo al neo marxismo hacia el objetivo que siempre han buscado alcanzar.

 

Roberto A. Olivares Pizarro