Emprendedora: “Me siento realizada porque me valoran y me apoyan”

Emprendedora: “Me siento realizada porque me valoran y me apoyan”

01 Diciembre 2012

Bárbara Soto es una joven madre dueña de la pastelería Piel Canela, quien, tras ganarse el Capital Semilla, ha logrado sacar a su familia adelante y pretende, en un futuro próximo, vivir de su negocio.

Loreto Morales >
authenticated user Corresponsal

Con esta última entrevista a una emprendedora local, es que cerramos el ciclo de emprendimiento en la región de O’Higgins. Sin embargo, historias como estas seguirán motivando a quienes aun no se atreven a iniciar ese negocio que tienen en la mente hace tanto tiempo.

Bárbara Soto se “lanzó a la piscina” y hoy en día es dueña de una reconocida marca de pastelería y eventos en Rancagua. Esta es su historia.

 ¿Que tipo de negocio tienes y con quién lo trabajas?

Mi negocio es familiar, mi mamá me ayuda. Ya llevamos diez años en el negocio de la pastelería. Mi intención fue ser mi propia jefa, en el momento no vi la posibilidad de ser microempresaria, lo que yo quería era hacer mi propio trabajo. Empecé trabajando haciendo pasteles y me independicé. Tomé estudios de banquetería, repostería y cocina y le propuse a mi familia que hiciéramos el negocio porque en ese momento lo necesitábamos mucho en términos de fomentar el trabajo.

 ¿Qué productos vendes?

Acá hacemos tortas de matrimonio, eventos, banquetería, matrimonios, bautizos, cumpleaños, todas las celebraciones.

 ¿En qué momento de tu negocio se ganan el financiamiento?

El año ante pasado me gané el Capital Semilla Empresa de Corfo. Nosotros ya teníamos iniciación de actividades, facturas y trabajábamos de forma formal, pero fue porque nos empezó a ir bien, o sea, siempre en el rubro de los alimentos el negocio es bueno, pero fue un tema de calidad, porque quisimos darnos más a conocer.

El Capital Semilla me ayudó a comprar las máquinas: un horno industrial, una amasadora, una batidora industrial. Además compramos una máquina para hacer tortas Pompadour, que es muy demoroso y trabajoso. Antes nos demorábamos tres horas en hacer sólo una torta Pompadour y ahora nos demoramos 20 minutos con la máquina que hace la función de uslero. El tiempo nos permite reducir más.

 ¿Cuál fue el monto del financiamiento y qué significó para ustedes?

Nos ganamos 4 millones 800 mil pesos que nos sirvieron para seguir creciendo. Hicimos más trabajo por el lado de la imagen corporativa. Hicimos tarjetas de presentación, pendones, esas cosas que no tenía. El Capital Semilla me cambió la vida, yo nunca pensé que me lo iba a ganar, cuando me lo gané era como ganarme el Kino, estaba feliz.

¿Aplicas alguna idea innovadora en tus productos?

Yo antes ya tenía mi clientela, pero ahora le puedo dar un mejor servicio y productos nuevos, porque me compré una máquina de tinta comestible que se puede imprimir una imagen de dibujos, fotos y nos empezó a ir mejor, a la gente le encanta el tema de las tortas personalizadas. Además que la gente acá puede pedir lo que quiera. Si no le gusta una cosa, se la cambio o también los sabores.

 ¿Que ha significado iniciar este negocio en términos económicos y personales?

Además de lo económico es súper importante que una se siente bien por haber logrado algo por mi misma, que se puede lograr tus metas y anhelos. Yo me siento realizada, no tanto por el dinero, sino porque me valoran y me apoyan, el dinero también ayuda, pero con este incentivo una se entusiasma para hacer más cosas.

¿Cómo ves este tipo de ayudas a los pequeños empresarios?

Creo que son una maravilla, aparte de la ayuda económica, existen instancias de reconocimiento, como la feria Innova, donde me premiaron porque fui uno de los tres puestos que más vendió. Eso me hace sentir conocida y en realidad no puedo creer todo lo que me han ayudado, ya no soy una productora, sino que una empresaria.

 ¿Qué sentimientos tienes al ver tu propio negocio y el reconocimiento que se te da?

Siento que ya se me respeta más como microempresaria, ya no tengo que vender puerta a puerta sin que nadie te ayude. Ahora me apoyan. De hecho a mi me llaman para participar y ser parte de los proyectos.

Las ferias ha sido un muy buen plus, me piden tarjetas y me llaman.

Nosotros ya tenemos el nombre que ya es medianamente conocido, pero nos falta la ubicación y en eso estamos trabajando ahora. A final de año queremos hacer otra sucursal.

 ¿Que le dirías a quienes quieren empezar como tu?

Lo primero que hay que hacer es perder el miedo porque cuando se tiene algo propio se trabaja para uno y la familia y es súper enriquecedor. Tienen que perder el miedo a no tener sueldo fijo, pero así se empieza, de a poquito, cuando se tiene el valor de enfrentarlo sola se pueden ver los buenos resultados. Yo no tengo miedo a no tener trabajo, porque este negocio siempre me va a dar mis ingresos. Se tiene que perder el miedo de depender de otra persona para depender de uno mismo, esforzarse. Cuando te lanzas ya el camino se hace solo.

 ¿Cómo ves tu futuro?

Yo quiero dedicarme completamente a este negocio y dejárselo a mis hijos si es que a ellos les gusta por supuesto, pero me siento feliz y orgullosa, eso es lo más importante.

 Si quieres contactarte con la Pastelería Piel Canela puedes llamar al 072-256892 o visita el sitio web www.pasteleriapielcanela.cl

Contenidos que pueden interesarte

No existen contenidos para esta sección.