Educación Financiera: La revolución de la boleta electrónica

Educación Financiera: La revolución de la boleta electrónica

12 Agosto 2020

¿Sabes cuánto pagas anualmente en Impuesto IVA? Sí. Tú pagas IVA. No las empresas. Tú. A continuación te contaré más acerca de este impuesto.

Lorena Sánchez Aspe >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Mucho se habla del IVA pero no todos saben con certeza de qué se trata. El IVA es un impuesto indirecto que deben pagar los consumidores al Estado por el uso de un determinado servicio o la adquisición de un bien.

Te preguntarás ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? Y las respuestas son simples.

¿Cómo?: Cada vez que pagas por algún consumo o adquisición que realizas, estás pagando este impuesto IVA. El total de la boleta ya incorpora este impuesto.

¿Dónde?: ¡En todo! Ropa, comida, luz, agua, teléfono, bebidas, etc. En todo.

¿Cuándo?: Siempre. Cada vez que compras algo, estás pagando este impuesto. Por ejemplo, si mensualmente en supermercado gastas $100.000, sólo $84.034 van a la empresa. Los otros $15.966 es el Impuesto IVA que pagaste y que va derechito a las arcas del Fisco.

Es la empresa quien mensualmente toma este Impuesto IVA que tú pagaste, y lo entrega al Fisco para financiar parte del gasto del Gobierno en Programas Sociales que aseguren la igualdad en educación, vivienda, salud, etc.

Es lamentable que este impuesto que estamos pagando, no esté en nuestra retina porque no se encuentra detallado en ninguna parte de la boleta. Sin embargo, esa situación está próxima a cambiar.

A contar del 1° de Septiembre, será obligatorio para todas las empresas emitir las boletas de forma electrónica y un gran detalle es que, en el formato exigido, deberá ir separado lo que se está pagando por IVA. Sí. A contar de ahora, cada persona sabrá exactamente cuánto está pagando en Impuesto IVA para financiar programas sociales.

Esta nueva exigencia, permitiría mostrarles a los consumidores, de forma clara e inmediata, que su aporte a las arcas fiscales es significativo.

El problema con este impuesto es que no es equitativo, no es diferenciado como en otros países en donde resguardan que, los servicios básicos y los alimentos, tengan una menor carga impositiva para que no perjudiquen a los que tienen menos.

Un reciente estudio de Libertad y Desarrollo (“La progresividad de los impuestos”) sugiere que el aporte individual de las personas por este ítem bordea el 13,5% de sus ingresos líquidos. Esto significa que, por ejemplo, un trabajador que percibe un sueldo líquido de $400.000, paga $54.000 por concepto de IVA. Sin embargo, lo más probable es que pocos estén conscientes de ello.

Chile es el país OCDE que más IVA recauda como porcentaje de su recaudación impositiva. A nivel nacional, el aporte del IVA al total de ingresos del país representa el 41% de los ingresos tributarios nacionales, cifra que es bastante superior al promedio de lo recaudado por los demás países de Latinoamérica, que es de un 29%.

Y si algo hemos aprendido luego del estallido social y posterior pandemia, es que una sociedad civil, realmente preocupada de sus necesidades, tiene el deber de cuestionar constantemente las decisiones que pueden repercutir en su calidad de vida. Y por otra parte, el Estado debe satisfacer la mayor cantidad de necesidades al menor costo posible.

Según la Encuesta de Opinión Política de la Fundación Piensa (2018), un 76% de los encuestados considera que “los políticos desperdician mucho dinero de los impuestos”. Y contrario al dicho, “tenemos muchas pruebas y muy pocas dudas”. Sin embargo, la ciudadanía ya no es indiferente.

Y mucho menos ahora, donde el cierre de empresas, destrucción de empleo y altos niveles de cesantía, han significado un tremendo retroceso económico al país. Muchos hogares se han quedado sin sustento, esperando que de alguna forma el Estado les ayude. Lamentablemente, es sabido por todos que las ayudas sociales han sido insuficientes. La ciudadanía ahora está más atenta a desigualdades. Y justo en ese proceso, llega a implementarse la Boleta Electrónica, que podría pasar desapercibida, si no fuera por el gran detalle de que la boleta ahora indicará claramente el total pagado por IVA.

Ahora la ciudadanía tendrá plena conciencia de su aporte al Fisco, y por lo tanto, va a exigir al Estado más eficiencia en el uso de sus recursos.

Así que, ¡Bienvenida Boleta Electrónica!