4 grandes canciones que no sabías que se trataban de un plagio

11 Diciembre 2015

Estas grandes canciones se apropiaron de la obra de otro autor ¿Lo imaginabas?

Chile y el Mundo >
authenticated user Corresponsal

También te puede interesar: 9 hechos que derivaron en la creación de Star Wars.

1) The Rolling Stones (The Andrew Oldham Orchestra) – The Last Time (1965) / The Verve: Bitter Sweet Symphony (1997) 

Una de las canciones más bellas, Bittersweet Symphony de The Verve, no fue una idea totalmente original. Si uno escucha el éxito de los Rolling Stones de 1965, “The Last Time”, puede que no se encuentre mayor similitud con la canción de la otrora banda de Richard Ashcroft. Sin embargo, escuchando la versión orquestada de Andrew Loog Oldham -manager y productor de los Rolling Stones- nos daremos cuenta que el asunto se pone complicado.

The Verve pidió los permisos correspondientes con tal de ocupar parte del riff de “The Last Time” en el single de Urban Hyms (1997), pero les llegó una demanda alegando que usaron más de la cuenta. Allen Klein -manager de los Rolling Stones en los 60- poseedor de la mayoría de los derechos de las canciones de la banda antes de 1971, iba por las regalías de “Bitter Sweet Symphony”.

Allen Klein, el mismo que terminó distanciando a Lennon y McCartney, el mismo que dificultó la distribución de películas de Jodorowsky en Estados Unidos, el mismo que posiblemente se llevó más de la cuenta en el concierto benéfico para Bangladesh de George Harrison.

La controversia de "Bitter Sweet Symphony" fue solucionada fuera de los juzgados, los derechos fueron dados a Allen Klein. Sin embargo, Ashcroft y compañía no contaron con que luego también los demandaría Andrew Loog Oldham.

The Verve perdió el 100% de los derechos. Richard Ashcroft terminó con crisis nerviosa. Jagger / Richards también figuraban como autores de la obra. Mientras que "Bitter Sweet Symphony" terminaba en comerciales de zapatillas. Ashcroft sentenció: “Esta es la mejor canción que Jagger y Richards han escrito en los últimos 20 años”.

Una experiencia más agría que dulce para The Verve, fue un factor de estrés determinante hacia la ruptura de la banda en 1999.

2) Original: Neil Innes - How Sweet to be an Idiot (1973) / Oasis – Whatever (1994) 

Neil Innes es un músico británico cuya música iba de la mano con la comedia, célebre por sus participaciones con el grupo de humor Monty Python. “How Sweet to be an Idiot” también fue el nombre de su primer álbum en 1973.

Este es uno de los plagios más importantes en relación a su repercusión, ya que "Whatever" -publicada a fines de 1994- se convirtió en el primer single de Oasis en entrar entre los cinco primeros del chart de Gran Bretaña. Estuvo 51 semanas en las listas de los mejores singles en Reino Unido, más que cualquier otro de Oasis. La autoría de la canción fue acreditada a Noel Gallagher, pero una demanda posterior hizo a Neil Innes co-autor de la obra. Hasta el día de hoy recibe regalías.

Además, la canción terminó en un importante comercial de Coca-Cola para su 125 aniversario. Nunca lo hubiera imaginado Innes al cantaba sobre lo dulce que es es ser un idiota en el 73. Cabe destacar que Oasis han tenido varias demandas por este mismo tipo de situaciones.

3) Original: Rough Trade - High School Confidential (1980) /  

Charly García y Luis Alberto Spinetta - Rezo por vos (1985)

La primera fue la más famosa de Rough Trade, banda canadiense new wave, fue lanzada en su disco “Evoid Freud” de 1980. Su letra hace referencia al lesbianismo, pero con cierta ambigüedad. Charly García de seguro la escuchó, ocupó parte de su melodía para un disco junto a Luis Alberto Spinetta que nunca llegó a editarse. “Rezo por Vos” de 1985 es el registro que alcanzó a publicarse.

Esta es la famosa versión que García grabó para su cuarto álbum “Parte de la Religión” (1987). La canción también fue grabada para “Privé” de Spinetta (1986). La mítica versión juntos ha sido publicada en discos recopilatorios.

4. Bo Diddley- Crackin' Up (1959) / Los Tres - Amor Violento (1991)

 De esta canción hay varias versiones, los Rolling Stones en sus inicios y Paul McCartney en 1988 hicieron la suya.

 

Como conclusión se puede pensar que el arte avanza a través de traslaciones a su propio pasado, es parte del eje de la cultura.

Por Ignacio Gac.