En el año de la innovación, una señal de alerta para Chile

En el año de la innovación, una señal de alerta para Chile

14 Julio 2013

Chile se enfrenta a un desafío de cara a la revolución digital y a la Sociedad del Conocimiento, a la que no puede llegar tarde si quiere entrar en el desarrollo.

Alfredo Barriga... >
authenticated user

Este año ha sido nominado el año de la innovación por el Gobierno.Acaba de salir publicado el Global Innovation Index 2013 (GII), preparado por la World Intelectual Property Organization (WIPO) en conjunto con el INSEAD y la Universidad Cornell. Y los datos que muestra de nuestro país llaman a preocuparse.

 He insistido en numerosas ocasiones que la economía mundial está pasando por un cambio radical, desde una economía basada en recursos tangibles (recursos naturales y financieros) hacia una economía basada en recursos intangibles (talento, creatividad, imaginación). Este cambio histórico afecta especialmente a América Latina, cuyo modelo económico está fundado en el desarrollo de sus recursos naturales. El actual modelo económico ha traído crecimiento económico, pero no lo ha distribuido entre toda la sociedad. El principal recurso al cual deberán echar mano los países de ahora en adelante es su gente. La economía del presente y del futuro es la Economía del Conocimiento, y los índices sobre Economía del Conocimiento elaborados desde 1995 por el Banco Mundial muestran también que América Latina, incluido Chile, se están quedando atrás. Hay bastante correlación entre dicho índice y el que acaba de ser publicado. Los 4 pilares del índice de Economía del Conocimiento son Régimen Económico, Educación, Innovación y uso de TIC. El Índice Global de Innovación incorpora también esas cuatro dimensiones. Los resultados para 2013 en Innovación ratifican los problemas de fondo que tiene esta Región en general y Chile en concreto de cara a su desarrollo económico futuro.

El actual Gobierno es consciente de ello, y el Presidente ha manifestado en incontables oportunidades que Chile se enfrenta a un desafío de cara a la revolución digital y a la Sociedad del Conocimiento, a la que no puede llegar tarde si quiere entrar en el desarrollo. Se han tomado muchas acciones, pero lamentablemente, lo que muestran porfiadamente los rankings mundiales año tras año es que la velocidad del cambio no es suficiente. Es fácil ver dónde estamos fallando analizando los resultados de este informe. Lo que es preocupante es que no es ninguna novedad, puesto que siempre son los mismos temas donde aparecemos al debe.  Sea el GITR del Foro Económico Mundial, el Knowledge Index del Banco Mundial, o el GII del INSEAD.

El informe de este año dedica un capítulo entero a lo hecho por los países árabes y por Uruguay, que superan a Chile en muchos de los subíndices en los que no hace mucho nuestro país estaba por delante. La lectura de esos dos capítulos debería estimular a nuestros gobiernos y sector privado respecto de las políticas públicas que funcionan y que están llamando la atención de los expertos en innovación a nivel mundial.

Chile falla, dentro del primer capítulo, fundamentalmente en uno de los 5 componentes: Educación. ¡Estamos en el lugar 90! La razón está en la calidad, no en la cobertura, puesto que en el sub índice de cobertura universitaria estamos en el puesto 23 (Argentina es 14). El problema está en el ratio de alumnos por profesor, donde somos 97; captación de alumnos de otros países, donde somos 80; gasto público por alumno (78), y gasto total en educación (62).

PARA SEGUIR LEYENDO LA COLUMNA DE ALFREDO BARRIGA EN SU BLOG. Pincha acá.