¿Explotada? Ojalá que tu jefe tenga pronto una hija

Selena Rezvani en el Washington Post reflexiona, añadiendo experiencias personales, sobre un interesante fenómeno: al ser padres de mujeres, los CEO mejoran las condiciones laborales a las féminas de sus empresas

Imagen de Editor El Rancahuaso
2,043 Lecturas
19 de Marzo, 2011 06:03
Foto por Paparutzi en Flickr

Ella lo llama "El efecto hija". Selena Rezvani, columnista en The Washington Post y autora del recientemente publicado "La siguiente generación de mujeres líderes: lo que necesitas para ser líder y que no te enseñarán en la escuela de negocios", retrató en su más reciente columna un fenómeno muy particular: el de cómo ser padre de una niña pequeña cambia la perspectiva de los hombres que lideran grandes compañías.

La autora inicia su narración en base a una experiencia: en una charla a 150 mujeres profesionales, vio levantarse la mano del único hombre en la sala. Hasta entonces, ella había estado dando consejos sobre cómo navegar los espacios de trabajo siendo mujer, cómo encontrar mentores, etcétera, hasta que este hombre le preguntó: "¿Qué le dirías al papá de una niña de 13 años?" Ella no supo qué contestar.

La Universidad de Columbia, específicamente su escuela de negocios, recientemente liberó un estudio citado por la autora. En él, luego de hacerse seguimiento por 12 años a una serie de datos sobre el ambiente de trabajo, se concluye que cuando un jefe tiene una hija, los sueldos pagados a las mujeres de la compañía subieron hasta acercarse a los de los hombres, ayudando a que la brecha entre los dos géneros se acorte. Un análisis más detallado de los datos mostró que "el efecto era más fuerte cuando se tenía a la primera hija, y era aún más fuerte si esa primera hija era además el primer retoño de la persona". Tener una hija, al parecer, y según relata ala autora del WaPo "parece cambiar la percepción de las cosas y, aún más importante, tiene el poder de llamar a acciones concretas". 

Rezvani lleva su texto otro paso más allá. Ella llama, como tantas veces se ha hecho, a que los padres disocien la entereza emocional del estoicismo, entendiendo que mostrar emociones es también un signo de madurez sentimental. Además, llama a los padres a hacerse cargo de la tarea de contrarrestar los mensajes negativos que una mujer recibe a lo largo de su vida. Por ejemplo, cita, los videojuegos presentan una imagen sobresexualizada de la mujer, lo que no es dañino en sí si no en tanto es la única dimensión recreada. Otro mensaje que cita es el de los disfraces de Halloween, en donde los más populares para mujeres todavía son los de princesas y todo lo que recree a una "buena chica". Dice ella que son demasiadas las narrativas "que indican a las mujeres que ellas no tienen real poder o capacidad de iniciativa, y que la belleza física está directamente relacionada al valor personal (...) Los padres, sin embargo, pueden fortalecer a sus hijas con un sentimiento de autosuficiencia".

A Selena la puedes seguir en Twitter en @NextGenWomen y su texto original en Inglés lo encuentras acá
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Un Comentario

Comentarios en Facebook

Imagen de Silvia Angélica

Qué buena nota.  Es

Qué buena nota.  Es importante destacar a los jefes que respetan la igualdad. No soy feminista, porque respeto demasiado la importancia del hombre; pero soy demasiado justa cuando se trata de defender derechos, no solamente los que están relacionados con hombre-mujer, sino TODOS los derechos.  Me reconozco una persona muy silenciosa y "piola", pero mis radares están siempre funcionando.  Puedo hacer varias cosas a la vez, puedo lograr mis objetivos, puedo avanzar sin ayuda, puedo sufrir cuando un hombre, en lo laboral,  no valora lo que realizo; pero a la vez estoy muy segura que soy yo la que hizo tal cosa, la que avanzó, la que logró, la que convirtió su sueño en una solución... y frente a eso "no hay nada más que decir.

Cuando un jefe confía en el trabajo de una mujer, eso habla muy bien de él.  Y yo me siento demasiado orgullosa por ello.  Nada más que decir... sólo felicitar al jefe oportuno, atento, serio, divertido, inteligente, que valora no sólo lo que tú haces, sino también saber cómo estás, qué necesitas, que se pone a tu nivel.

Y cuando otros jefes varones minimizan la labor de las féminas... simplemente hay que seguir luchando para demostrar que las mujeres no sólo vinimos a dar vida a este mundo.  Tenemos mucho que decir y hacer. 

Me gustó el tema.

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.