Hacer un comentario

ESCUCHE: 1969 (Cerebro electrónico) de Gilberto Gil

La alegría ya no era brasilera. Hacía cinco años que una sambita triste sonaba, como copresencia maldita, en el imaginario de las más de 100 millones de almas que habitaban la región. El viejo barrio bahiano de Pelourinho, que había visto nacer a nuestro entonces desconocido protagonista, ya no era el mismo. Desde 1964, el fatídico año del golpe, cavaquinhos y panderos se habían transformado abruptamente en lumas y escopetas, hombres de negro apostados y dispuestos estratégicamente cuidaban que nada se moviera de su sitio. La dictadura era de verdad, y Gilberto Gil gestaba, tras los barrotes, lo que sería su nuevo disco. No transaría ni un ápice del discurso que meses antes lo había llevado a la cárcel; el germen, que junto con Caetano Veloso habían comenzado a contagiar, y que derivaría en un movimiento influyente, descabellado, ecléctico y anti-tiránico.

Desarrollos melódicos por momentos delirantes, extraídos del rock anglosajón y el bossa nova, una muralla de sonidos lejanos y diversos, bronces carnavalescos y letras capciosas carcterizan los trabajos realizados bajo el alero de escuela artística de Tropicalia. Este disco no es la excepción, de hecho constituye parte importante de los cimientos de ésta novedosa tendencia que luego tendría su periodo de algidez con Os Mutantes dando que hablar a lo largo del orbe.

Este lúdico y esquizofrénico ejemplar es, originalmente, el segundo disco de una trilogía de discos homónimos de Gilberto Gil (los otros dos son de 1968 y 1970). En sus letras se ironiza acerca de la fe desmedida en la tecnología, la ciencia y el progreso, los ideales utilitaristas y los paradigmas colonizadores, todo dispuesto sobre un telón armónico que roba elementos del funk y se vale de sonidos orgánicos como silbidos y percusiones varias.

La placa es, en sí, un gesto rupturista, una rebelión en contra de su situación contextual, una manifestación a favor de la creación y la vida desde una óptica sarcástica y disparatada. Uno de esos álbumes que siempre se agradecen.

Abajo podrá escuchar tres temas del disco.

Cerebro electrónico:

2001:

Volks, Volkswagen Blue:

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.