Hacer un comentario

Alejandro Arratia Vidal

Estimados Amigos y amigas
Soy Jaime Mira Ripollés, sobrino, fui su lazarillo, chofer y barbero como el tio Alejandro lo dijo cuando celebramos sus 80 años de vida.
Hoy no despedimos al tío Alejandro, sólo le decimos buen viaje Tío y que disfrutes en algún lugar que Dios tiene reservado para ti junto a tu madre, tu padre, junto a tu hermano Rafael, tu hermana Payi, tus sobrinos que partieron muy jóvenes y a tanta gente que conociste en vida.
Seguramente te encontrarás con don Eduardo Frei Montalva, el tío Bernardo Leyton, don Radomiro Tomic, tus camaradas y tantos otros que un día soñaron con un mundo mejor, de justicia, de respeto y de paz.
El tío Alejandro, sin eufemismos, fue una gran persona, consecuente con sus ideas políticas, convencido profundamente de sus principios cristianos y el abogado de las personas mas desamparadas.
Esto ultimo le costó estar detenido bajo el régimen militar, por el solo hecho de defender a los sin voz, ante lo que el creía era una injusticia. El Tío Alejandro fue un hombre justo.
Para él la justicia partía principalmente por el respeto a los derechos de las personas, los derechos humanos y el respeto por el adversario.
Se jugó gran parte de su vida por los ideales en los que creía, y nunca renunció a aquellos principios.
Siempre cuando he hablado del Tío Alejandro, decía: el Tío Alejandro es una biblioteca ambulante. Lector por excelencia, culto, por sus estudios en el Seminario, hablaba latín fluidamente, o a cada pregunta que yo le hacía sobre una palabra, él tenía la respuesta correcta.
Su entretención a parte de la lectura, era reunirse en el Club de Leones, o las reuniones en el partido de toda su vida, la Democracia Cristiana, en el hogar de ancianos San José de la Montaña o ver box por televisión, el tenis lo ponía nervioso y el fútbol se quedaba con el europeo.
Era difícil escuchar a mi tío decir no ante un petitorio, o un favor que le solicitaran, la única ves que le escuche un no fuerte y decidido, fue cuando los chilenos tuvimos que votar y elegir entre un no un si. Ahí su respuesta fue un rotundo no.
El café era parte importante en su vida y obviamente como todos sabemos: el cigarrillo.
Bueno así era el tío Alejandro. Para decir en pocas palabras: un hombre bueno, consecuente, justo, de fe profunda y fumador.

Gracias tío por haber sido como fuiste.

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.