Decálogo antipopulista para la Reforma Previsional

El tema es grave y por eso la Presidenta lo puso en el tapete. Por eso se creó una Comisión Plural para hacer una primera propuesta, que luego el Ejecutivo debe transformar en ley a debatir en el Congreso.
Imagen de Esteban Valenzuela
1,209 Lecturas
04 de Abril, 2006 07:04
____________________________________________________________________________________

Chile tiene un “insomnio” cuando la gente piensa en su “pensión”, ya que sólo la mitad se cotiza y por montos bajos que le llevarán a depender de una pensión mínima estatal. El actual “boom” del cobre no da “años dorados” para todos y eso lo saben los chilenos.

Que la mitad de los chilenos dependan de pensiones mínimas es perpetuar la desigualdad, ya que los recursos se multiplican por millones, como acaba de ocurrir con el aumento de un 10% de las pensiones inferiores a cien mil pesos.

Lo que no sirve a Chile es un debate “populista”, como aquellos que afirman que no se elevará la edad de jubilar a las mujeres, sin aún mirar las cifras, ni los informes de la Comisión, y sin escuchar a las propias trabajadoras que tendrán algo que decir.

Lo que es irrefutable es que las mujeres viven muchos años, que Chile ya tiene esperanza de vida de un país desarrollado , que lo de fondo es incorporar a la mujer a trabajos bien pagados, que muchas también quieren poder considerar como carga a sus maridos y que exista una pensión de viudez para los hombres. Todo esto, no se financia el 2020 con jubilación a los 60 años y la esperanza de vida de nuestras féminas en torno a los 90. Pero bueno, ya sabemos que en mi partido algunos ya pusieron la trinchera (sin que debatamos internamente) y que en la UDI, Novoa y la Matthei, afirman que “en ningún caso se aumentará la edad a las mujeres”. Tendrán que explicarnos a los chilenos cómo se hace ese milagro.

La derecha hace dos años boicoteó una cuestión básica; se quiso eliminar hacia el futuro (no a los actuales), los costosísimos privilegios previsionales de los uniformados (media pensión a los 40 años de edad, completa a los 50 años y para toda la vida a las hijas mayores solteras). Beneficios de otros tiempos, que los neo-liberales en la dictadura no se atrevieron (o no pudieron, como reconoce Buchi) a “aplanar” y que hasta hoy generan una triple distorsión:

A) Militares y policías jubilándose muy jóvenes.

B) Familiares mintiendo para quedarse con “regalías”.

C) Generando un gasto gigantesco al Estado que reventará en el futuro si no se rectifica.

El asunto principal es movilizar responsabilidad colectiva y en un diálogo fecundo- sin vetos ni “trincheras” previas por caer bien “al pueblo”- , llegar a un pacto social que se dibuja en algunas líneas:

1.- Hay que lograr que más gente cotice, ya que aunque la mitad no sea “apatronada”, muchos independientes y a honorarios no hacen ningún esfuerzo de ahorro.

2.- Hay que alargar la carrera a los uniformados para servir a la Patria y cuidar el “tesoro público”.

3.- Incorporar mayores actores al mercado de AFPs, incluyendo una AFP vinculada al Banco Estado y a “bajar comisiones”.

4.- Dar al sistema un componente de solidaridad como la explican los estudios de la Fundación Ebert. El sistema de capitalización individual permite un porcentaje de redistribución sin desnaturalizarlo.

5.- Moderadamente buscar fórmulas de mayor aporte “patronal” (incluyendo al Estado, que tiene a miles a honorarios), ya que elevar estos costos puede llevar a mayor “subcontratación”.

6.- Abrirse a la idea de cierta “acumulación común” entre fondos previsionales, seguro de cesantía e indemnización por años de servicio.

7.- Revisar a la alza la jubilación de las mujeres para mejorar sus montos y no condenarlas a un tercio de mayor pobreza, con premios a quienes criaron hijos.

8.- Pacto público-privado por la cotización previsional, que implique colocar límites al trabajo temporal y “honorario”, obligándose al menos a sistemas de “contrata” donde hay cotización.

9.- A los sectores populares, trabajadoras de hogar y temporeros que su cotización parcial le implique algún plus respecto a la pensión mínima estatal, ya que muchos prefieren pedir “no cotizar” porque “igual” tendrá su pensión.

10.- Dar pensión de “viudez a los hombres” como nos lo pidieron mujeres con trabajo estable. El paternalismo hacia las mujeres sólo encierra un “machismo compasivo”. Las fórmulas de acumulación mixta de cuentas previsionales para parejas también existen. En síntesis, podremos dar mayor seguridad futura activando corresponsabilidad y evitando los espejismos populistas o de demonizar a un actor del sistema previsional. Son pistas para el debate que está comenzando, y que espera opiniones fundadas, como nos sugiere el lector, Sr. Gauthier, enriquecer políticas públicas en este espacio.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.