Concertación: Game Over

Los parecidos entre un juego de video y las elecciones saltan a la vista en esta columna. Cómo la Concertación fue gastando sus vidas hasta terminar perdiendo el juego. Por Ricardo Rivano, nuevo corresponsal.
Imagen de Ricardo Rivano
1,580 Lecturas
10 de Febrero, 2010 08:02
Es la frase con la que en los videojuegos se muestra que la partida se acabó, la que te dice perdiste, otro día puedes volver a intentarlo. Es que la campaña terminó, no habrá más franja en la televisión ni propaganda en la calle y esta calma política durará por lo menos, un par de años.
La sensación es rara para los que nunca hemos vivido el gobierno de otra coalición en democracia, se percibe que viene una sensación nueva, como cuando se prueba una consola de diferente marca, y esto es porque a los veinte años de gobierno continuo, la Concertación fue desalojada. Por lo tanto, la pregunta es ¿Quién los desalojó? y la respuesta no es Piñera ni la coalición por el cambio, sino que la propia Concertación se autoimpuso un stop. Las cifras que sustentan esta idea son claras. El resultado de Frei 3.359.801 votos, es la cantidad más baja que ha obtenido algún candidato progresista en los balotajes. Así mismo, los 3.582.800 votos que obtuvo el presidente electo, no le ganaban a ningún candidato a presidente anterior de la Concertación.
Los videojuegos consisten en la interacción de una persona con un programa establecido, de este modo es la persona la que gana o pierde ya que el programa no hará nunca nada genial o diferente. Y en la elección sucedió algo parecido, el bien ajustado comando del candidato electo, parecía un programa de computación que no cometía errores, mientras que la campaña del candidato derrotado, teniendo un universo mayor donde crecer, cometió tantos errores como un niño tomando el control por primera vez.

La elección de Eduardo Frei como candidato fue el primer error, del mismo modo que el jugador se distrae un minuto y pierde la primera vida, el oficialismo miró para todos lados sin encontrar al candidato que se atreviera a competir –las municipales se llevaron a Alvear y a Lagos, quien además se opuso a las primarias; Insulza no tuvo el coraje de competir y la presidenta tuvo uno de sus mayores errores en el gobierno, al no poder elevar una figura potente a tiempo (Velasco subió en las encuestas sólo después del accidente de Emita)- y de esta forma se quedaron con el que tuvo la valentía de competir.
La segunda vida la perdió Frei, cuando por falta de liderazgo no eligió a un generalísimo con experiencia política e imagen de recambio (aunque tardíamente si lo hizo con Carolina Tohá) y se la jugo por el apoyo, desordenado, de los presidentes de los partidos, quienes como malos consejeros, abusaron de las peores prácticas políticas y con gran desprecio, pero sin darse cuenta, levantaron la candidatura de ME-O. A pesar de todos estos errores, el oficialismo seguía en competencia y las encuestas de octubre ya permitían vaticinar que llegarían al balotaje.
Pero seguramente el punto más determinante fue que nunca encontraron la idea fuerza que los diferenciara –es como no encontrar el juego que entretiene jugar y elegir otro para jugar con desgano- así pasaron desde la propuesta de una reforma constitucional, a ofrecer mayores libertades públicas, al continuismo de Bachelet, para terminar con la desesperada campaña del miedo a la derecha en el poder, sin embargo ninguna pudo encender el ya frígido espíritu concertacionista.
Por estas razones el 17 de enero del 2010, a la coalición de gobierno más exitosa de la historia, sólo le quedó reconocer, muy temprano, que la ciudadanía, a través de las urnas, había expresado fuerte y claro GAME OVER.
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.